¿TENGO SÍNDROME POSTVACACIONAL?

Cuando volvemos de las vacaciones es habitual escuchar frases negativas como “¡se acabó lo bueno!” “uff, un año más para las vacaciones…”

Es “normal” que después del periodo vacacional, uno sienta sensación de apatía, tristeza por la vuelta a la rutina, sensación de cansancio generalizado, cambios de humor, dificultades para mantener la concentración en la oficina… estos síntomas se reflejan en un estado de ánimo característico que los psicólogos llamamos SÍNDROME POSTVACACIONAL, que no es más que la incapacidad de adaptarnos al trabajo tras finalizar un periodo de vacaciones.

La principal causa es el desajuste horario, el cambio de ritmo, las comidas y nuestra actividad social, pero no afecta de igual manera a todas las personas. La diferencia en que te afecte más o menos reside en la actitud y en el comportamiento que adoptes al volver al trabajo, pero se calcula que aproximadamente el 30% de la población padece este síndrome después de las vacaciones. Además, una parte importante de ese 70% restante padecerá un cuadro de fatiga o estrés que, aunque no llegue a considerarse crisis postvacacional, si supondrá un cambio significativo de pasar de estar relajado sin preocupaciones a reincorporarse a la rutina y a las responsabilidades.

Por otro lado, realizar largos períodos de vacaciones en vez de dividirlas a lo largo del año también puede propiciar el síndrome postvacacional, ya que se produce una mayor desconexión y un cambio drástico de los hábitos de vida.
Como psicóloga os diré que no debéis alarmaros, estos síntomas del síndrome postvacacional desaparecen normalmente en una semana o dos como máximo (ante cualquier alargamiento de estos síntomas es importante acudir al médico para descartar otra causa u origen).

Es necesario diferenciar lo que es el síndrome postvacacional de lo que es un problema laboral. Cuando nos sentimos cómodos en nuestro entorno laboral, con nuestros compañeros, cuando el trabajo nos gusta y lo disfrutamos, no vivimos deseando con ansiedad un fin de semana, un puente o unas vacaciones. Cuando deseemos así las vacaciones, quizá tengamos que replantearnos para qué nos sirven, si para “huir” del problema laboral, que volverá más tarde, o para realmente descansar.

En los casos en los que haya un problema laboral de fondo, puede resultar útil buscar la ayuda de un psicólogo, en el caso de que haya un problema de estrés o ansiedad, o de un coach cuando lo que queramos sea reorientar nuestra carrera profesional y hacer con el un proceso de coaching profesional que nos ayude a encontrar un trabajo que realmente nos motive.

Tanto en la prevención como en la solución del síndrome postvacacional es esencial tener un pensamiento positivo y ver la vuelta al trabajo como algo bueno y no como una carga. De esta forma, será más fácil reincorporarse a la rutina si se piensa en que se van a retomar las relaciones con los compañeros o en valores que generen motivación.

superar-el-sindrome-postvacacional

Combatir el síndrome postvacacional es sencillo si se pone fuerza de voluntad, así que te dejo unos TIPS o consejos para que tu vuelta al trabajo sea mucho más positiva!

 

 

1. Realiza actividades que también hacías en vacaciones.

No renuncies a tu estilo de vida vacacional. Para combatir el síndrome, proponte no romper con todas las actividades que has estado realizando durante el pasado periodo vacacional, por ejemplo; si te gustaba tumbarte a leer un libro, ¡léete otro!, la lectura relaja y provoca desconexión absoluta. Si acostumbrabas a darte baños en la playa y tomar el sol, no dejes de seguir haciéndolo ¡el buen tiempo aún nos acompaña!, si un baño ya no es tan motivador durante este mes de septiembre, recomendamos los paseos cerca del mar, que relajan y además son beneficiosos para la salud

2. Organiza una escapada de fin de semana
El fin de semana es corto y nada tiene que ver con el largo periodo de vacaciones, pero organizando una escapada, ¡tendrás la sensación de volver a estar de vacaciones!. Si lo organizas bien, el fin de semana puede ser muy provechoso. Rompe con lo cotidiano y descubre nuevos lugares, no hace falta irse lejos ni hacer inversiones desmesuradas, seguro que muy cerquita de ti hay un pueblo o una ciudad encantadora esperándote…

3. El deporte como desconexión
El deporte no es solo beneficioso para el cuerpo sino también para la mente. El deporte te ayudará a sentirte con más ánimo y energía. El otoño es una buena temporada para empezar con rutinas en el deporte, ya que no hace demasiado calor, ni demasiado frío. Si el gimnasio te parece aburrido puedes optar por otras actividades como son el yoga, pilates o incluso salir a correr…¡no te rindas, hay muchas opciones!

4. Disfruta de un sueño reparador
Respetar las horas de sueño es fundamental para rendir bien el trabajo. Todos notamos el día que no hemos dormido bien en nuestro rendimiento profesional, por ello es importante acostarse a una hora prudente y dormir como mínimo 8 horas diarias, es mejor evitar las siestas los primeros días y volver a la rutina con las pilas cargadas.

5. El trabajo de forma progresiva
Si te abrumas nada más llegar a la oficina será peor para tu rendimiento. Empieza por las tareas más placenteras y progresivamente ve cogiendo los nuevos proyectos con ganas y vitalidad. Las nuevas tareas te motivarán en tu día a día, pero las antiguas te recordarán que realmente trabajas en ese puesto porque te gusta lo que haces. Debes priorizar las tareas más urgentes, pero sin colapsarte en tu vuelta. Ademas, recuerda visualizar en positivo los objetivos de trabajo que te gustaría alcanzar en esta nueva etapa que comienzas a partir de Septiembre.

6. Date pequeños placeres
Trabajas duro y lo sabes, los pequeños placeres de la vida son los que nos dan la verdadera felicidad. Date un baño de espuma al llegar de trabajar, ambienta el baño con unas velas y música, compra tu postre favorito, disfruta de las series de TV que más te gusten, ve al cine o al teatro, consulta las actividades culturales de tu ciudad , hay infinidad de cosas que te ayudarán a desconectar y pasarlo bien.

7. Modera el consumo de alcohol y de cafeína
El alcohol puede agravar tus síntomas de apatía y depresión, no es recomendable consumirlo en estas fechas. Además, las bebidas con cafeína y el café prolongarán tu estrés innecesariamente.

8. Piensa siempre en positivo
El día tiene 24 horas y a lo largo de él nos pasan cosas buenas que nos alegran el día a día, por ejemplo; una sonrisa, salir a comer con tus familiares y amigos, una llamada de alguien que se preocupa por ti, consultar nuestras redes sociales… Si piensas en todo lo bueno que te pasa a lo largo del día será más sencillo conseguir ser una persona feliz y plena, esto seguro te ayuda en tu vuelta al trabajo.

9. Ten paciencia
El síndrome postavacional es pasajero, la rutina hará que pase en un par de semanas o incluso menos. Solo es cuestión de actitud y tiempo.

10. Un calendario de ilusiones
No pierdas el tiempo pensando en el próximo agosto. Marcarte un calendario con fechas que te hagan ilusión, te animará mucho más de lo que crees; fechas de cumpleaños, aniversarios, fiestas en tu ciudad, cenas especiales, escapadas…La clave son las pequeñas metas de nuestro calendario y no pensar en la llegada de las grandes.

FELIZ VUELTA DE VACACIONES ;)